Inicio » Colaboradores » Básicos para la higiene íntima femenina

Básicos para la higiene íntima femenina

La higiene íntima femenina constituye un factor muy importante en la prevención de las infecciones, que son el principal motivo de consulta ginecológico. Los genitales femeninos tienen características que difieren a las del resto del cuerpo,  por lo que su higiene requiere cuidado especial. 

Los genitales externos femeninos están constituidos por la vulva y la vagina, principalmente. La vulva está conformada por los labios mayores y menores, el clítoris y el introito vaginal (entrada de la vagina), que se continúa con la vagina, conducto muscular recubierto por mucosa que termina en el cérvix del útero. Sus características especiales son las siguientes:

  • La piel vulvar es más sensible, por lo que tiene mayor reactividad frente a agentes irritantes que el resto de la piel del cuerpo. Presenta cambios en las diferentes etapas de la vida de la mujer, en respuesta a estímulo hormonal, siendo más gruesa y resistente en la mujer adulta en etapa reproductiva y más delgada y delicada en las niñas y en las mujeres en la menopausia.
  • El pH de la vagina es ácido y esto constituye un factor protector para prevenir la colonización por bacterias dañinas, en cambio, la piel vulvar  en la mujer adulta es menos ácido, lo que la hace más susceptible a la colonización microbiana.
  • La flora bacteriana de vagina y vulva se refiere a las bacterias que viven en esta región normalmente y que tiene una función protectora frente a colonizaciones de bacterias que causan infección. La bacteria más característica en este entorno es el llamado bacilo de Döderlein, microorganismo que es capaz de transformar el glucógeno en ácido láctico, para mantener un ambiente protector ácido.
  • Flujo vaginal es la secreción mucosa que normalmente se produce en el canal vaginal y que cumple funciones de autodepuración, humectación y lubricación. El flujo vaginal se origina en las  glándulas del cérvix y en las de Bartholin y es secretado a vagina y vulva. La apariencia y consistencia del flujo puede variar en función del día del ciclo menstrual o durante el embarazo.

Mantener el equilibrio de estos factores, es la clave para una higiene genital femenina adecuada, los expertos damos las siguientes recomendaciones:

  1. Evitar prendas ajustadas y la ropa íntima de tejidos que dificulten la transpiración, de preferencia utilizar ropa interior de algodón.
  2. Lavar la ropa íntima con jabones poco agresivos y garantizar su correcto aclarado (enjuague).
  3. Aseo perineal después de orinar o defecar, el aseo debe hacerse limpiando de adelante (la vulva) hacia atrás (el ano). Debe evitarse arrastrar hacia adelante la contaminación desde el ano, hasta la vagina o la uretra, pues se pueden generar infecciones.
  4. La vagina tiene sus propios mecanismos de autolimpieza y protección, por lo que las duchas vaginales no se recomiendan como medida rutinaria de higiene, a menos que formen parte de un tratamiento médico.
  5. Para la limpieza de la zona íntima deben utilizarse productos con agentes limpiadores neutros y que no alteren la acidez de la mucosa genital. Para la limpieza íntima se evitará el uso de esponjas o guantes, ya que éstos pueden transportar bacterias y otros agentes infecciosos. Así mismo, es recomendable no compartir la toalla de baño con otras personas para evitar la transmisión de infecciones.
  6. Los perfumes y desodorantes íntimos son potencialmente irritantes, por lo que se debe evitar o moderar su uso. Los desodorantes tienen, además, el problema adicional de que, al eliminar olores, pueden estar enmascarando el principal síntoma de un proceso que requeriría un tratamiento.
  7. Lavar los genitales antes y después de mantener relaciones sexuales, especialmente si se han utilizado lubricantes o algún otro preparado facilitador del acto.
  8. La frecuencia de cambio de las toallas higiénicas o tampones durante la menstruación variará mucho en función de la cantidad de flujo de cada mujer y del día del ciclo en que se encuentre. No obstante, en ningún caso debería exceder las 4-6 h. Previa y posteriormente a la colocación de un tampón deben lavarse las manos.
  9. En el caso de las mujeres que depilan la zona del vello púbico en forma completa, la posibilidad de tener irritaciones o infecciones es mucho mayor, si no practican buenos hábitos higiénicos.
  10. El uso de pantiprotector diario puede favorecer infecciones, a pesar de que ellos no tienen efecto irritante directo, potencialmente pueden afectar la superficie de la piel, bien sea por secado excesivo por la absorción o aumentando la humedad de la piel por oclusión, favoreciendo el calor local y la falta de ventilación de los genitales.

Los hábitos higiénicos forman parte de los autocuidados que tiene la mujer en su salud. Es de gran importancia mantenerse informada y consultar a un especialista cuando se tenga alguna duda. Conócete y Cuídate.

Salud es Placer.

*SI TIENES ALGUNA DUDA O PREGUNTA ESPECÍFICA ENVÍANOSLA AQUÍ.

Banner Dra. Emma

 

About El Placer del Saber

Información para jóvenes y adultos sobre sexualidad, relaciones y erotismo. Contenidos desarrollados por especialistas, así como artículos de opinión, con el fin de motivar a la sociedad para disfrutar con placer y ejercer sus derechos sexuales responsablemente sin culpas.

Artículos similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *