Inicio » Sexualidad » Salud sexual » ¿Cómo hacer una limpieza anal?

¿Cómo hacer una limpieza anal?

El sexo anal está lleno de tabúes y prejuicios, si estás listx para experimentar por la puerta trasera, además del consenso, la higiene es clave para poder prevenir infecciones y accidentes inesperados.  

¿Qué es la limpieza anal?

Es la higiene apropiada de tu ano. Mientras tengas el mejor cuidado y limpieza en la zona, puedes relajarte y sentirte cómodx durante el sexo, asegurando que tu experiencia será positiva para ti y la otra persona.

Métodos externos

Se refiere a mantener el área limpia de manera regular y antes de que vayas a tener sexo anal. Puedes hacerlo lavando constantemente con agua tibia y jabón neutro o con un bidet en casa. También puedes rasurar o depilar la región anal, sin embargo es una preferencia estética personal (y puede conllevar problemas como vellos enterrados o irritación).

Métodos internos

Los métodos de limpieza interna son igual de importantes que los externos. La mejor forma es manteniendo una dieta sana y alta en fibra. Otro método son las duchas, que no son indispensables para la higiene anal, pero algunas personas prefieren incluir este paso extra en el proceso de limpieza. En caso de que decidas probarlas, te recomendamos tener extremo cuidado para que no te lastimes.

¿Cómo mejorar la dieta?

No solo significa comer bien para sentirte mejor, sino también mejorar tus evacuaciones y evitar dolor al defecar.

Alimentos altos en fibra:

  • Frijoles
  • Almendras
  • Avena
  • Spaguetti
  • Palomitas de maíz
  • Pan

¿Cómo realizar una ducha anal?

Los principales kits de duchas anales que se encuentran en farmacias incluyen una peras de goma o silicón, una bolsa y el enema. Se recomienda usar un mínimo de líquido preparado, ya que solo necesitas limpiar los primeros centímetros de profundidad, no todo el intestino. Evita caer en la tentación de introducir un chorro de líquido pues la misma cantidad que entra, tiene que salir. Los químicos que tienen las duchas anales pueden tener efectos secundarios, así que puedes probar primero con una pera de goma y agua normal para evitar riesgos.

¿Las duchas anales son seguras?

Realizarse duchas anales químicas o de agua normal en exceso (con mucha fuerza o líquido) puede causar problemas como dependencia, irritación anal prolongada, mucosidad elevada y alargamiento o contracción incompleta del recto/colon, lo que derivaría en estreñimiento crónico. También provoca resequedad así que podrían generarse fisuras y sangrado, un riesgo alto para el contagio de VIH e infecciones.

Además pueden eliminar bacterias que son buenas para tu digestión y aflojar heces que se encuentran más arriba en el recto, y que normalmente no interferirían en el sexo anal; causaría una situación incluso más sucia que sin haber realizado una ducha anal.

Escucha tu cuerpo, sólo él sabe qué puede y no manejar. Asegúrate de comer sanamente y mantén una buena higiene anal externa. Un tip muy útil es que pongas a prueba tu limpieza usando un plug anal o dildo de color claro para que confirmes si tienes residuos de heces previo a realizarte una ducha o tener sexo anal.

Es importante recordar que los accidentes pasan y todas las personas defecan. Si te encuentras en una situación donde las cosas se pongan un poco sucias, ¡RELÁJATE! Eres una persona perfectamente normal.

*Fuente original: Talk Tabú – Dr. Evan Goldstein (Bespoke Surgical) / Ilustración: Leonor Carvalho
*Traducción: 
El Placer del Saber

About El Placer del Saber

Información para jóvenes y adultos sobre sexualidad, relaciones y erotismo. Contenidos desarrollados por especialistas, así como artículos de opinión, con el fin de motivar a la sociedad para disfrutar con placer y ejercer sus derechos sexuales responsablemente sin culpas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *