Inicio » Colaboradores » Evita infecciones al tener sexo durante la menstruación

Evita infecciones al tener sexo durante la menstruación

Si has considerado tener relaciones sexuales durante la menstruación es importante conocer los cambios que ocurren en este periodo y tomar precauciones, ten en cuenta estas 4 recomendaciones básicas para esos días.

El tejido endometrial crece y se desarrolla en el interior del útero en respuesta a las hormonas producidas por los ovarios, preparándose para anidar un embarazo. La menstruación consiste en la descamación del tejido endometrial cuando no ocurre este embarazo.  Durante la descamación del endometrio, no existe la posibilidad de embarazo.

El flujo menstrual está compuesto principalmente de sangre, tejido endometrial descamado, células del tejido vaginal, secreciones cervico-vaginales y microbios propios de la vagina. El pH de la sangre es alcalino en comparación con el de la vagina que es ácido.  El pH ácido de la vagina dificulta la colonización por gérmenes patógenos. El flujo vaginal disminuye la acidez de la vagina, lo que la hace más susceptible a las infecciones.

El cérvix (cuello de la matriz) normalmente se encuentra ocluído por un tapón mucoso. Durante la menstruación el cérvix expulsa el tapón de moco para dar paso al tejido endometrial. Esta mayor apertura puede permitir el ascenso de gérmenes a la cavidad uterina, las trompas y la cavidad abdominal.

Debido a estos cambios, tener relaciones sexuales durante la menstruación hace que la mujer sea más propensa a adquirir una Infección de Transmisión Sexual (ITS), no sólo porque la sangre funciona como medio de cultivo o como vehículo de transporte, sino también por tener una apertura mayor del cérvix. En el caso del hombre, tener relaciones con una mujer durante su período menstrual, también lo hace más propenso a contraer una ITS, entre ellas el síndrome VIH/SIDA, al tener contacto con sangre contaminada.

Así que ten en cuenta estas recomendaciones:

  • Baño antes y después de la relación sexual para disminuir el riesgo de transporte de agentes infecciosos al interior de la cavidad uterina.
  • Uso de preservativo para evitar el contacto con secreciones contaminadas con gérmenes infecciosos.
  • Evitar la práctica habitual como método anticonceptivo, por el riesgo de infección.
  • Ante cualquier molestia posterior a ésta práctica, consulta a tu ginecolog@ para descartar una infección.

Recuerda que Salud es Placer.

Banner Dra. Emma

 

Artículos similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *