Inicio » Relaciones » Dinks, otro modelo de pareja

Dinks, otro modelo de pareja

Su forma de vida y manera de pensar ya han levantado ampollas en la sociedad mexicana, que les lanza severas críticas por querer ser una pareja feliz y sin hijos.

¿Por qué se les llama dinks? Este término se deriva de la frase inglesa Double Income, No Kids, que significa: doble ingreso y sin hijos. En realidad, no son una generación, ni constituyen una categoría de límites definidos que pueden cuantificarse en cifras y no forman ningún clan, sino sencillamente son parejas alternativas a las tradicionales.

Existen infinidad de argumentos conscientes e inconscientes que motivan a una persona o pareja a decidir no tener hijos y debido a que es una decisión trascendental, existen muchas cuestiones que generan ambivalencia, duda e incertidumbre sobre la conveniencia o no de procrear.

Decisión compartida

Las razones para no tener hijos son diversas, ya sea por problemas económicos, preocupación por no poder educarlos de manera adecuada o angustia de traerlos a este mundo tan inhóspito. Y desde otra perspectiva, muchas parejas ahora toman sus decisiones de manera libre y ya no se dejan influir por presiones sociales que, de antaño, han estipulado que el objetivo de toda unión amorosa es la procreación.

Hay mujeres que no sienten un instinto maternal o no se encuentran aptas para llevarlo a cabo, así como hombres que tampoco son paternales. Esta es la otra cara de la moneda, con frecuencia oculta e inaceptable para nuestra sociedad.

De acuerdo con el último Informe de Ejecución del Programa de Acción de la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo, editado por el Consejo Nacional de Población (Conapo), los hogares mexicanos constituidos por parejas sin hijos se han incrementado ligera pero sistemáticamente. Desde luego, el fenómeno dink aún está muy lejos de acercarse a los niveles de países, como Suiza, Australia, España, Francia o Italia.

Al respecto, el doctor Amara Pace indica que dicha situación no se ha extendido en México con la misma magnitud que en los países europeos porque todavía está muy arraigado el rol tradicional de la maternidad como misión de vida. “Muchas mexicanas difícilmente renuncian a ella, aunque puede apreciarse que las universitarias ya la trasladan a segundo o tercer plano”.

“Considero que en México la extensión del fenómeno dink está fuerte. Aunque hay mujeres que todavía se resisten a renunciar a la maternidad, podría decir que 2 de cada 10 no quieren tener hijos, y esto es considerable en nuestro medio. Además, mientras siga habiendo dificultades laborales y en el trato humano, así como inseguridad, cada vez se incrementará más esta tendencia”, acota el doctor González Núñez.

Ahora bien, otro factor que destaca el doctor Amara Pace es la competitividad moderna, la cual sustenta el bienestar en el éxito personal y profesional. De esta manera, mujeres y hombres se empeñan en tener una carrera, desarrollo laboral, buena remuneración económica, casa propia, automóvil y oportunidades para viajar y divertirse.

La sociedad no perdona

Cuando una pareja no tiene hijos, con frecuencia se le considera infeliz, incompleta, vacía y no realizada, aunque también le ponen la etiqueta de egoísta o anormal. La sociedad hostiliza a la pareja, pues no le perdona que renuncien a ser los “guardianes” de la especie. Así, es común escuchar comentarios como “ha de ser lesbiana”, “seguro se casó con un gay”, “nunca lograrán su realización”, “¿no quieren tener hijos o no pueden?”, “no van a ser felices”, “¿no eres lo suficientemente hombre como para embarazarla” o “no sirves como mujer”.

Sea cual fuere la decisión que tomen las parejas sobre tener hijos o no, es esencial que lo hablen y pongan sobre la mesa sus expectativas acerca de la maternidad y paternidad. Ello les permitirá tomar una decisión conciente y madura.

*Fuente: Vanguardia

About El Placer del Saber

Información para jóvenes y adultos sobre sexualidad, relaciones y erotismo. Contenidos desarrollados por especialistas, así como artículos de opinión, con el fin de motivar a la sociedad para disfrutar con placer y ejercer sus derechos sexuales responsablemente sin culpas.

Artículos similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *