Inicio » Colaboradores » Comunidad swinger en Colima

Comunidad swinger en Colima

 

Por Arnoldo Delgadillo Grajeda

El amor es de dos, pero el sexo entre varios: conoce las reglas de esta comunidad.

“La comunidad swinger es una comunidad cerrada, muy unida y con valores muy específicos”, advirtió la pareja formada por Adrián y Érica antes de permitirme conocer su estilo de vida.

Ellos recuerdan que el deseo de compartirse con otra pareja nació por una fantasía mutua alimentada por la intención de “ponerle algo de chispa” a su relación, después de tener varios años de casados y dos hijos.

“Nosotros comenzamos – me dice Adrián pero hablar siempre en plural es una de las características de las parejas swingers –entrando a una página web seria, que da el acceso a comunidades de varios países”.

Los filtros del sitio web permiten seleccionar estados y ciudades para localizar a las personas más cercanas a ti.

“Cuando hicimos el contacto, una pareja se interesó en nosotros, empezamos a darnos unos correos específicos para este fin cuidando la identidad de las personas y quedamos de acuerdo en hacer una reunión”, recuerdan.

Su iniciación en el mundo swinger fue hace seis años y a la fecha forman parte de un grupo integrado por doce parejas más dispuestas a explorar nuevos límites del placer sexual.

“Todo es disfrutar de tu sexualidad, pero esto también viene con el consentimiento, cada quien llega hasta dónde quiere llegar”, señalan.

A decir de los entrevistados, en Colima el “estilo de vida” – como se refieren al intercambio de parejas – es muy común. Ellos conocen la presencia de, al menos, 15 grupos distintos que reúnen entre 15 y 20 parejas cada uno.

Lugares de contacto

“Aquí en Colima no hay lugares establecidos: bares o antros, que sean serios para este tipo de reuniones como sucede en lugares como Guadalajara”, dicen Adrian y Érica.

Por lo tanto, en la entidad las reuniones se realizan generalmente en las casas de las mismas parejas.

En el grupo al que pertenecen se citan cada semana, aunque otros se reúnen cada quincena o incluso cada mes.

“El que haya reuniones cada semana, no quiere decir que tenga que haber interacción es muy raro que haya, en este grupo en caso de que haya química te pones de acuerdo”, explican.

Los encuentros sociales de los swingers son como cualquier otra fiesta y no falta el alcohol, aunque Adrian y Érica tienen la regla de no beber para estar conscientes de lo que hacen.

La pareja describe que en sus festejos platican entre todos de cualquier tema, pero cuando hay química y se genera interés de una pareja hacia la otra, la propuesta se hace de manera tajante.

“Pues es muy directo, platicamos de cualquier banalidad, pero llegado el momento es decir: vi sus fotos, están chidas, o me interesan, ¿qué les parece si interactuamos?”.

Los dos miembros de la pareja deben de estar de acuerdo y los dos proponen el encuentro sexual, así es la regla.

Respecto a las cada vez más comunes páginas de Facebook para establecer contactos swinger, los entrevistados aseguran que “son muy peligrosas”, pues puede suceder un sinfín de cosas aprovechándose del anonimato de la red, desde violaciones hasta robos.

Además, sea cual sea la forma de contacto, recomiendan siempre tener filtros, por ejemplo si preguntan: ¿qué traes puesto?, ¿eres él o eres ella?, cuando empiezan a tratar de separa la pareja es motivo para alejarse.

“Los riesgos son mayores cuando van iniciando o están errados al querer entrar a una comunidad donde sí hay contacto sexual, pero no quiere decir que todo el tiempo quieren estar queriendo sexo”, señalan.

Las posibilidades del placer

“La ideología de una pareja swinger es el respeto a las demás personas y querer disfrutar con tu pareja de relaciones sexuales más diversas”, me explican Adrian y Érica.

Y en verdad hay un mundo de posibilidades, tan amplias como las personas puedan imaginar y tan desemejantes como los participantes consientan experimentar.

Incluso, dentro del estilo de vida hay clasificaciones respecto a los roles sexuales que se pueden jugar:

*Pareja swinger soft.- Solo observa, o son dos parejas que se pueden reunir y cada una tiene sexo con su par.

*Pareja swingers.- Hay intercambio sexual total de la pareja.

*Singless.- Solteros o personas sin parejas que son invitados a participar con una pareja swinger.

Este último es poco común, porque la propia definición de estas prácticas implica la presencia de dos personas, pero en algunos grupos se permite el acceso de individuos solos siempre y cuando sean invitados por alguien de los que estén dentro.

“Sí hay casos, pero es cuando son invitados por parejas con experiencia; depende del grupo en el que entren, hay algunos en que los contratan para los tríos, pero es difícil entrar, al menos en el grupo en el que nosotros estamos”.

La pareja asegura que estando en una comunidad de esta naturaleza “se viven todo tipo de experiencias en la intimidad, como orgias y uso de juguetes sexuales; es un constante descubrimiento y un golpe a la rutina”.

En este sentido, podemos resumir las reglas en dos premisas muy básicas: el respeto y que todos los participantes estén de acuerdo,nunca nada va a suceder sin consentimiento.

Adrian y Érica señalan que en Manzanillo, por ejemplo, hay un grupo swinger “muy exclusivo” donde cada semana van las parejas y siempre debe haber  encuentros sexuales.

Además, otra particularidad es que escogen a las personas que invitan por su perfil socioeconómico que debe ser alto y sus características físicas, pues buscan belleza de acuerdo a los cánones hollywoodescos.

Las reglas del juego

La abrumadora mayoría de personas que integran las comunidades swingers en Colima son mayores de 35 años, son parejas estables con muchos años de matrimonio e hijos; además poseen “estabilidad moral para guardar identidades de las personas”.

Esto debido a que ha sucedido que parejas nuevas en el mundo de los intercambios y muy jóvenes no tienen la mentalidad para aceptar el estilo de vida en toda su plenitud e incluso ha habido divorcios.

“Se hace como una hermandad, hablas de todo porque es más fácil hablar con alguien con quien has estado sexualmente”, comparten Adrian y Érica.

Las reglas del mundo swinger son claras y deben seguirse estrictamente al pie de la letra, es parte de la madurez y responsabilidad de esta hermandad.

*Cuando se comunican de una pareja a otra siempre se habla en plural, porque tanto el hombre como la mujer representan a la pareja.

*Debe haber consentimiento de todas las personas que participan. Nunca, por ningún motivo, ejercerás presión sobre nadie para obligarle a swingear, así sea tu pareja.

*No debes revelar identidades de los miembros de la comunidad. Protegerás el anonimato de los demás con el mismo celo que defiendes el tuyo.

*El sexo debe practicarse de manera segura, siempre utilizando condón.  No se permite el consumo de drogas. Se debe cuidar al máximo la higiene personal y la apariencia.

*Respeto a la familia. Por la cercanía que surge de compartir en la intimidad, las parejas se convierten en buenos amigos, pero no se trata jamás de estos temas en las reuniones familiares.

Adrian y Érica insisten en que su estilo de vida no debe ser visto como promiscuidad sexual, sino como la posibilidad de nunca aburrirse ni perder la pasión en pareja, teniendo “la mente abierta y los valores muy sólidos”.

“Lo nuestro no es de infidelidad ni de prostitución, al contrario, somos muy funcionales, lo que buscamos es conservar a la pareja, que la relación dure más dándole mayor diversidad sexual y alimentando siempre nuevas fantasías”, aseguran tomados de la mano y sonrientes, mirándose con complicidad.

*Versión completa de un reportaje publicado en la revista de investigación periodística ReporteAF, en el año 2013. Derechos Reservados del Autor.

**Los nombres de manejados en esta historia son ficticios, a petición de la entrevistada.

Banner Arnoldo Delgadillo

 

About El Placer del Saber

Información para jóvenes y adultos sobre sexualidad, relaciones y erotismo. Contenidos desarrollados por especialistas, así como artículos de opinión, con el fin de motivar a la sociedad para disfrutar con placer y ejercer sus derechos sexuales responsablemente sin culpas.

Artículos similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *