Inicio » Relaciones » ¿Cómo resolver un problema sexual en pareja?

¿Cómo resolver un problema sexual en pareja?

-Por Anna Costa

Antes de nada hay que aclarar que las disfunciones sexuales no son enfermedades. Simplemente son alteraciones físicas y psicológicas que dificultan a la persona el pleno disfrute de las relaciones sexuales. La mayoría de disfunciones son de tipo no orgánico, es decir, son psicológicas y están causadas por conflictos personales y suelen ir acompañadas de un cuadro de estrés o ansiedad. Esto puede provocar la inhibición del apetito sexual -muchas veces como consecuencia de una crisis de pareja o de un distanciamiento-, o bien la eyaculación precoz en los hombres. Otras disfunciones comunes, como los problemas de erección pueden obedecer a causas psicológicas u orgánicas.

Independientemente de cuál sea el origen del problema, el primer paso para resolverlo es reconocer que existe. Hay mujeres que nunca han tenido un orgasmo porque ignoran que pueden obtener más placer del que reciben. Del mismo modo, hay hombres que equiparan el sexo a la eyaculación en el coito, cosa que sucede mucho antes de lo que ellas desearían.

El segundo paso es informarse, es importante que conozcamos bien nuestro cuerpo y sus reacciones, antes de ver cómo podemos mejorar nuestra vida sexual. El tercer paso consiste en tomar medidas eficaces para disfrutar de la sexualidad.

Aunque aboguemos por la comunicación, nunca resulta fácil decirle a tu pareja que es hora de buscar ayuda profesional. Es un tema extremadamente delicado, por lo que jamás hay que soltar en caliente algo como: «deberías buscar ayuda» tras la enésima sesión de sexo fallido.

Es mejor mantener este tipo de conversaciones fuera del dormitorio y con la cabeza más serena. Empieza valorando las cosas positivas de vuestra vida sexual, sin centrarte exclusivamente en el «problema sexual». Utiliza siempre el plural y no personalices directamente la disfunción. Que quede claro que el problema es de los dos. De este modo tu pareja lo interpretará como una sugerencia para mejorar la relación, y no como un ataque descarnado hacia su sexualidad.

Una vez roto el hielo, si tu pareja ha aceptado la ayuda profesional de una tercera persona es el momento de elegir el terapeuta sexual o especialista en sexología.

Por el contrario, si tu pareja se cierra y se niega a consultar con un experto, empieza a plantearte hacia dónde va su relación. No querer resolver un tema tan importante para amos puede afectar seriamente al futuro de la pareja.

*Fuente original: Libro Buen Sexo de Anna Costa, Editorial Océano.

About El Placer del Saber

Información para jóvenes y adultos sobre sexualidad, relaciones y erotismo. Contenidos desarrollados por especialistas, así como artículos de opinión, con el fin de motivar a la sociedad para disfrutar con placer y ejercer sus derechos sexuales responsablemente sin culpas.

Artículos similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *